Pensar la televisión en el centenario de MacLuhan: loto, masa, ángel

Fernando Vidal Fernández

Resumen


La TV es el principal objeto de consumo de la Postmodernidad y actualmente vive una edad de plata de alta calidad tanto en la innovación del medio como en la excelencia de los productos. La TV es una escultura escénica viva. El error es concebir la TV como pantalla y no como escenario. La TV crea un escenario de la estancia. Es teatral y es danza. La TV no pasa en la superficie de la pantalla sino que ocurre proyectada a tu estancia y tu cuerpo. La TV es intrusiva, irrumpe. Crea esculturas de luz. Tiene algo de solar o de hoguera, no es lunar. Nos hace lunares, nocturnos a los espectadores. La potencia de absorción que tiene la experiencia es mayor, es una escultura escénica cada vez más esférica, próxima a constituir una experiencia total que implique todos los sentidos y a implicar físicamente más al sujeto. Esto afecta al propio modo de pensar. La clave es la activación del sujeto: participar dentro de una escultura reflexiva. Quizás las palabras disciplina y televisión son extrañas compañeras, pero realmente existe una disciplina televisiva. A ver la TV también se aprende.

Palabras clave


Television, MacLuhan, Mass media, Cultura popular.

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Licencia Creative Commons
Miscelánea Comillas (ISSN impreso: 0210-9522/ ISSN digital: 2341-085X) editada por Universidad Pontificia Comillas se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported
 

Miscelánea Comillas

Universidad Pontificia Comillas

Universidad de Comillas, 3-5 - 28049 Madrid