General vitalicio con posibilidad de renuncia

Urbano Valero Agúndez, S.J.

Resumen


De acuerdo con las Constituciones de la Compañía de Jesús, el cargo de su Prepósito General es vitalicio. Ellas prevén la posibilidad de que éste pueda encontrarse en situaciones de impedimento o incapacidad grave y definitiva para gobernar, con notable daño para el bien común, y articulan soluciones apropiadas para ello. Mucho tiempo después, se ha visto la conveniencia de atender a situaciones no tan graves, en las que el Prepósito se encuentre en inferioridad permanente, sin llegar a ser extrema, para desempeñar las tareas de su cargo. La Congregación General 31 (1965-66), manteniendo el carácter vitalicio del cargo, concedió al Prepósito la facultad de renunciar a él en tales casos, siguiendo para ello un procedimiento detallado. La renuncia no produce efecto alguno, si no es aceptada por la Compañía en la Congregación General.


Palabras clave


Compañía de Jesús; Prepósito General; cargo vitalicio; facultad de renuncia; causa suficiente; procedimiento; Asistentes ad providentiam; Provinciales; Congregación General

Texto completo:

PDF

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.




Estudios Eclesiásticos (ISSN 0210-1610 | ISSN digital 2605-5147) está editada por Universidad Pontificia Comillas. © Reservados todos los derechos. Queda prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta revista por cualquier procedimiento electrónico o mecánico, sin permiso escrito de la editorial.
 

Estudios Eclesiásticos

Universidad Pontificia Comillas, 3-5 - 28049 Madrid

Tel. +34 91 734 39 50 | E-mail: guribarri@comillas.edu